Recopiló y tradujo, José F. Esquivel

Sorprendentemente, uno de los principales casos de teleportación del siglo XX sucedió en Costa Rica en la primera década, fue divulgado por medios internacionales, incluyendo un diario de Barcelona y varias revistas españolas de la época, las cuales reproduzco en este blog (con fotos del aparecido incluidas). Me pareció de interés traducir también el pasaje que aparece en la Enciclopedia of Occultism and Parapsychology, así como la entrada en esta sobre la médium, que como se verá, adquirió prestigio internacional aunque fue cuestionada ya en su época. Un vistazo a una era ingenua y fascinada con el misterio.

   En el artículo “Teleportation” (de la Enciclopedia of Occultism and Parapsychology. 5th Edition, 2001), al discutir los antecedentes históricos del tema, se lee lo siguiente:

***Muchos casos se registraron en los primeros años del  presente siglo (s. XX). La historia de uno es recogida en los  Anales de Ciencia Psíquica (Vol. 9). El lugar era San José, Costa Rica, la fecha entre 1907 y 1909 y las personas implicadas los niños de Buenaventura Corrales. La niña mayor, Ofelia Corrales, tenía 18 años. Había dos hermanas más jóvenes y un hermano. Los niños frecuentemente se desvanecían del salón de las sesiones, por separado y en conjunto, encontrándose en el jardín y regresando, para su gran deleite, en la misma misteriosa manera. Citando las declaraciones de Alberto Brenes, profesor de la Academia de Leyes:
“Pasaron algunos minutos en absoluto silencio. De pronto oímos golpes viniendo del pabellón; encendimos el gas y hallamos que los niños ya no estaban allí. Fueron examinadas las puertas y se hallaron completamente cerradas. Se encargó a dos personas buscar a los niños. Cuando se abrieron las puertas del salón se los halló parados en fila, conversarndo y riendo sobre lo ocurrido.”
“Dijeron que habían sido llevados allí, uno a uno; primero la pequeña Flora, después Berta y finalmente Miguel. -Sus respectivas edades eran  siete, doce y diez años”.
“Entonces les preguntamos cómo habían sido llevados y respondieron que habían sentido una presión bajo los brazos, luego fueron elevados en el aire y colocados en el lugar donde fueron hallados, pero no pudieron decirnos nada más.”
“Los dos investigadores pidieron entonces a los espíritus que repitieran la transportación en sentido inverso; recomendaron a los niños permanecer callados donde estaban, y cerrando la puerta, volvieron al salón de sesiones para explicar lo que había ocurrido.”
“Retomamos la sesión después de tomar la precaución necesaria de cerrar las puertas. Entonces “Ruiz” vino y después de recomendar a todos mantener su espíritu (keep up their spirits), dijo en una voz clara y enérgica: “Dejen a los niños venir”. Inmediatamente uno de ellos exclamó: “estamos aquí”. La luz fue encendida y los tres niños aparecieron en una línea en el mismo orden en que fueron previamente encontrados. En esta ocasión los tres habían sido transportados al mismo tiempo.”
De nuevo, debemos agregar, la mediumnidad de Ofelia Corrales está rodeada de considerable sospecha.***

Se traduce a continuación el artículo sobre la medium Ofelia Corrales:

***Corrales, Ofelia (ca. 1908)
Medium de materialización de San José, Costa Rica, de cuyos poderes se hizo la descripción más sorprendente en tres publicaciones: los Anales de Ciencia Psíquica (1910); el Siglo Espírita (28 de marzo de 1908), órgano de la Federación Espiritista Mexicana y La Voz de la Verdad de Barcelona.
Las sesiones fueron presididas por el Dr. Alberto Brenes, profesor de la Academia de Derecho y escéptico. Roberto Brenes Mesén, viceministro de educación pública, y Ramiro Aguilar, director del Colegio Secundario de San José, donde se reunían.
Corrales tenía 18 años cuando, estando consciente, una entidad a la que se dio el nombre de “Miguel Ángel Ruiz”, se materializó. Podía ser tocado, los latidos de su corazón podían ser probados, podía volverse alto o reducir su talla, y si un fósforo se rasgaba (a match was struck) se desvanecía de inmediato. Se volvió el guía de las sesiones y a veces llegaba en compañía de otros fantasmas, de los cuales  “Mary Brown” era la más notable. Se afirmó que al menos cinco fantasmas al mismo tiempo fueron reconocidos por testigos, cada uno hablando en su lengua materna. La médium podía proyectar su doble en la sala de sesiones mientras ella permanecía afuera. El doble vestía ropas distintas pero reproducía exactamente la voz y apariencia de Corrales. Cuando a la médium, que había sido escuchada fuera hablando simultáneamente con el doble, se le pidió que transmitiera al doble una peineta que estaba en su cabello y un pañuelo, ambos artículos vinieron de inmediato a través del muro. Al solicitarlo, la médium misma fue transportada de igual modo.
Mientras la médium era poseída por un espíritu, su doble podía ser visto en la sala, y a una orden, hablar con su voz. Una vez, cuando la médium no estaba poseída, el doble fue oído acompañando a Mary en una canción. La voz era emanada lejos de donde estaba el cuerpo de Mary. Muchas otras maravillas, sin paralelo en los registros del espiritualismo, se dijo fueron producidos por estos espíritus visitantes. Mary Brown comenzó a escribir,  luego puso la mano en el hombro de una persona sentada que siguió escribiendo en la misma letra. Igualmente, si ella o Miguel tocaban al sentado, este podía hablar en un idioma del cual él o ella eran ignorantes. A la luz de una pequeña lámpara Mary a veces se levantaba y flotaba en el aire. Podía también multiplicarse ella misma en cuatro personalidades o formas psíquicas, tres de las cuales tomaron a uno de los asistentes por los brazos y hablaron de diferentes cosas al mismo tiempo, actuando como si fueran cada uno independiente del otro, mientras el cuarto de ellos, a alguna distancia, cantaba.
Mary explicó el hecho como una división del cuerpo astral, cuyas partes podían materializarse independiente y conscientemente. Muchas fotos con flash fueron tomadas; Mary tiene un aspecto notablemente vivo en algunas.
No obstante, según una carta del padre de la médium a W. T. Stead, publicada por La Voz de la Verdad, “las fotografías tomadas de Mary no tienen todo el interés que al principio se les atribuyó. Está probado que ella introdujo a una joven desconocida al salón, y ella aparece en la placa (fenómeno de transporte y posesión).”
Mary dio esta explicación: “Yo busco entre las personas vivas alguna que pueda reproducir fielmente la expresión de mi rostro: la encontré a ella y la traje aquí. Mi intención fue buena, y estoy lista para repetir el fenómeno para que puedan someterlo a más severos controles.”
Cuando visitó San José, el profesor Willy Reichel halló intentos de fraude durante las sesiones de materialización, sin embargo afirmó que Corrales era una médium de voces independientes y escritura automática.
Corrales abandonó sus sesiones en 1914. En ausencia de evidencia confiable de sus fenómenos, y los registros cuestionables de otras personas que intentaron similares hechos, las pretensiones sobre Corrales permanecen dudosas.***

Roberto Brenes Mesén, testigo de los hechos, fue un notable intelectual y artista costarricense, declarado Benemério de la Patria en 1974,

Reproduzco las páginas pertinentes al caso de las revistas números 8 y 9 de Lo Maravilloso (Madrid, 1909)

image

image

image

image

image

image

Anuncios