Mutilaciones de ganado en América del Sur

escuche este archivo en audio

José Fabio Esquivel Jiménez

Las mutilaciones de ganado son un fenómeno mundial y de todas las épocas, pero en el sur de América constituyeron una verdadera epidemia, especialmente en Argentina y durante los año del 2002 al 2003 y en el 2007, fue tal la virulencia del fenómeno que diversos investigadores se dieron a la tarea de encontrar una causa, y hallaron en el proceso hechos asombrosos y llegaron a conclusiones inesperadas.

a_70_0001

  Hipótesis del CEFORA

Ya habíamos tocado el tema en el caso de la base de Dulce, en esta ocasión lo veremos más a fondo y en otro contexto, y lo que nos va a interesar son las hipótesis que han formulado ciertos investigadores, porque la casuística por sí misma es interesante, y veremos una serie de casos, pero también es repetitiva, vamos a aprovechar por ello la labor de esos estudiosos y compartir sus resultados. El CEFORA (Centro de Estudios Fenómeno OVNI República Argentina), ha llevado el estudio de las mutilaciones de ganado con asiduidad, convocando una serie de productores agropecuarios, veterinarios, investigadores y sustentando su labor con estudios de laboratorio. El punto culminante de tales hechos fue en los años de 2002 y 2003, y luego en el 2007, cuando hay. Según el CEFORA el fenómeno inicia tardíamente, en la década de los 60s, especialmente en América del Norte y del Sur, generalmente se trata de reses vacunas, aunque también se da en ganado equino y bovino. En los 70s y 80s, tal como mencionamos otro día, los ganaderos del oeste y sur de EEUU perdieron más de 10.000 reses en extrañas condiciones. El signo que mostraban era la extirpación limpia de órganos sin rastro de sangre. Los cortes fueron investigados y se concluyó que fueron realizados con un instrumento caliente, al menos a 175oC, lo cual excluye la posibilidad de depredadores y miembros de sectas. Además, se da la coincidencia de luces nocturnas con el fenómeno en fincas y campos, lo que, junto al testimonio de diversos testigos, hace sospechar una vinculación con el tema OVNI.

cañada ombu 3

cañada ombu 2

cañada Ombu

cañada Ombu

 

Análisis de laboratorio

En análisis de laboratorio se halló en los tejidos presencia de chlorpromazine, tranquilizante y antipsicótico de baja potencia. La extracción total de la sangre, según el CEFORA, mostraría que la curiosidad científica no es la motivación, sino que más bien, “hay un factor de necesidad ligado a procesos adaptativos al medio ambiente por parte de los mutiladores de ganado” (1). Recuerdan el hecho de que obtenemos las vacunas a partir de ganado que ha sido inoculado con un virus, técnica que, en el caso de la viruela, fue precedida por la variolización, que consiste en infectar a una persona sana con costras de enfermos de viruela, en las cuales el virus había sido ya debilitado por el sistema inmune, lo cual permite que el individuo sano produzca anticuerpos sin desarrollar síntomas graves. Usar la viruela de las vacas, la vacuna, sin embargo resulta más seguro. La hipótesis del CEFORA es que los extraterrestres tratarían de lograr de esta manera inmunidad ante las enfermedades de la Tierra, por esto la presencia de OVNIS. El ganado vacuno cuenta con 360 grupos sanguíneos, y cada individuo recibe una mitad de los antígenos (que son los que ayudan a combatir los virus), del padre y la otra mitad de la madre, por tal razón es la especie es la más apta para la investigación en virus.

diario El Liberal, 3 julio 2002

diario El Liberal, 3 julio 2002

Otros hallazgos importantes

También se halló animales mutilados con depósitos de magnesio o potasio en la piel, que son sustancias luminiscentes, esto sería producto de una preselección donde se determinaba qué animales eran los más aptos, y con ello se los haría visibles para los OVNIS en la oscuridad, asegura el CEFORA. Y que es posible que durante la selección se les inoculara un virus, permitiera el desarrollo anticuerpos, para luego extraer la sangre y recuperar esos anticuerpos del suero. Otro problema que según el CEFORA se resuelve con esta hipótesis, es el de la contaminación y las toxinas en el medio ambiente, porque las enzimas vacunas les serían útiles para destruir dichas toxinas. De igual modo la falta de una serie de órganos como la tiroides, junto con la lengua, laringe, amígdalas y la zona sublingual, así como ojos, ganglios del cuello y genitales, tienen significación médica por ser zonas susceptibles a infecciones, allí de alguna se alojan virus y bacterias de modo preferente. Es de notar, además, la limpieza hallada en la zona maxilar que debió limpiarse cartílago a cartílago, cosa difícil, también es llamativa la edad de las reses en que ocurre la mayor incidencia (6 meses a 2 años), lapso en el cual el timo (fundamental en el sistema inmunológico) es más grande. Hay una relación inversa entre la cantidad de mutilaciones y el brillo de la luna, siendo las noches de luna nueva las preferidas. Se nota, igualmente, cierto olor a azufre o incienso en los lugares afectados, que tal vez sea ozono, común en lugares de aterrizaje OVNI. Y para finalizar con los análisis de CEFORA, afirman que solo la hipótesis OVNI explica la falta de pataleos y de lucha, así como de sangre, ya que solo esas naves podrían llegar por aire para atacar los animales de modo fulminante, y sin hacer ruido que los asuste. Es muy notable el que se hayan encontrado animales arriba de árboles, de camionetas y sobre el tendido de alta tensión. (1)

Ratón hocicudo rojizo

Ratón hocicudo rojizo

Investigación de Gustavo Fernández

El investigador Gustavo Fernández, realizó un elaborado informe, en que se indica que para junio de 2003 había reportes de 500 individuos mutilados en el país desde el 2002. No descarta la posibilidad de una inteligencia detrás de las mutilaciones, aunque no de naturaleza extraterrestre sino más bien humana, aunque reconoce que la extensión y número de ataques es excesiva para abarcarse solo con esta explicación, el fenómeno es entonces complejo. En resumen ha habido cuatro teorías explicativas, que resume de este modo: La hipótesis inmobiliaria, según esta, aprovechando la crisis argentina de esos años se habría montado el fenómeno para desvalorizar y comprar grandes cantidades de tierra, pero esto no cuadra con la gran dificultad de esa labor, ni con la cantidad y extensión geográfica de las matanzas. Otra hipótesis es que fue un experimento psicosocial, idea fácilmente descartable, también que fue una cortina de humo ante la situación política, idea desechada porque alguna información se hubiera filtrado al respecto, además que hubiera sido un esfuerzo inútil. Y finalmente la hipótesis naturalista, que achaca las muertes a una serie de animales, “Desde la víspula germánica o “avispa chaqueta dorada”, ratas campestres, zorros, aguaráes guasúes, el “gato chaqueño”, caranchos y cuánta fauna autóctona depredadora o carroñera fuese plausible, han sido acusadas de “mutiladoras” por parte del establishment científico” (2) Sobre todo se recurrió al ratón hocicudo rojizo, que habría aumentado en cantidad y variado sus hábitos alimenticios. Ahora bien, aunque no menos de cincuenta expertos en veterinaria, biología y otras ramas se opusieron a estas explicaciones, siguen siendo la tesis oficial.

ciervo poste 1

ciervo poste 2

Uno entre varios casos...

Uno entre varios casos…

Evidencia OVNI

De ninguna manera se puede descartar la vinculación con este tema, está perfectamente documentada la oleada OVNI que acompañó a las mutilaciones, y voy a presentar una colección algo amplia, son siete casos de los más representativos entre los que recopila Fernández:

1) Alrededor del 20 de junio de 2002. Recopila Felipe Solá:

“Yo ví tres luces blancas sobre el cielo la noche antes que apareciera el animal mutilado. Vivo en el campo y nunca había visto algo así. Se movían muy velozmente y de repente se paraban en seco. No hacían ningún ruido. Al principio eran blancas muy brillantes y después se fueron poniendo azules, como metálicas. A veces el azul era más bien celeste. Estaban para el sur de la casa, medio para el sudoeste y las vimos con mi marido y mi hija. De repente desaparecieron de una manera increíble, no sé cómo, pero no estaban más. Mi hija, que estaba de visita, ahora tiene miedo de venir al campo, y si viene lo hace solamente de día”. La vecina no contó mucho más, sólo dijo que no creía en naves extraterrestres, pero que está segura que las luces no eran un fenómeno meteorológico, ni tampoco aviones o helicópteros y no encuentra ningún tipo de explicación lógica para el fenómeno que le tocó presenciar. Señaló que desde esa noche cierra la casa bien temprano y trata de no salir al exterior, aunque reconoce que no tiene ningún motivo real para tener temor. Pero lo siente, y se le nota sobremanera, sobre todo por su insistencia para conservar su nombre en el anonimato.

2) Junio 21 (NA, agencia Noticias Argentinas). Santa Rosa, La Pampa. Un grupo de policías aseguró haber visto un Objeto Volador No Identificado (OVNI) en la localidad pampeana de 25 de Mayo e investigan si el episodio tiene relación con la aparición de decenas de animales mutilados en las provincias de La Pampa, Río Negro y Buenos Aires, según trascendió hoy. El episodio se suma a otro suceso similar ocurrido el miércoles pasado en el complejo turístico de Las Leñas, en la provincia de Mendoza, donde decenas de personas vieron un OVNI sobrevolar un cementerio de criaturas marinas extintas. En General San Martín, La Pampa, y la zona de influencia, varios vecinos comentaron la aparición de extrañas luces en los últimos días.

3) El subcomisario Gustavo Martínez, a cargo de la comisaría de Bernasconi, relató que el martes 18, alrededor de las 20, alertado por los vecinos, comprobó la existencia de una luz extraña en el cielo. Según su relato, se trataba de un objeto luminoso que cambiaba continuamente de color (“por momentos era rojizo y luego azul”) y de tamaño. “Era, llamativamente, más grande que una estrella, como una pelota de tenis. Se vio durante unos 10 minutos. Atravesó San Martín, Bernasconi, Perú, Unanue y, a la altura de General Acha, giró sobre sí mismo y desapareció”, comentó. Martínez señaló, además, que a medida que avanzaba le iban avisando al resto de los destacamentos de la zona y confirmó que pudo filmar la escena con su cámara personal.

4) Otro relato similar fue el de Silvina Holtz, una vecina de General San Martín que se desplazaba, por la ruta 35, desde Jacinto Aráuz hacia su localidad de origen. Holtz manifestó que repentinamente apareció un objeto volador muy iluminado sobre su vehículo, que por momentos perdía esa luminosidad y en otros la recuperaba. Los movimientos que efectuaba —dijo— eran verticales y se desplazaba hacia Bernasconi. El episodio duró unos 10 minutos, hasta el acceso a San Martín, cuando ingresó a la localidad y el extraño aparato continuó en la dirección que traía.

5) Miércoles 19 de junio. General Campos, Guatraché, La Pampa. Néstor Pelayo, un periodista que reside en la zona rural de la localidad de General Campos, contó que el miércoles por la noche, mientras permanecía en el patio de su vivienda, divisó un OVNI (objeto volador no identificado) que logró filmar durante aproximadamente quince minutos.

Comentó como dato curioso a diversos medios provinciales y nacionales, que mientras el objeto luminoso surcó los cielos de General Campos, yendo de derecha a izquierda y de arriba a abajo, “las vacas no pararon de mugir” y agregó que los animales se tranquilizaron sólo cuando el OVNI desapareció, con rumbo norte. “El objeto apareció unos minutos antes de las 9 de la noche del miércoles. Emitía una luz brillante, de color rojizo, amarillo y verde y pude filmarla durante unos quince minutos”, relató. Pelayo señaló que “primero apareció hacia el lado de Alpachiri (al noroeste de Campos), sobre las luces del tambo de Martocci y luego evolucionó en forma horizontal y vertical, por eso supe que no se trataba de un avión”. Finalmente, agregó que “luego de evolucionar hacia diversos puntos, el objeto descendió hacia el noroeste y después se alejó hacia el norte, desapareciendo de mi vista”.

6) El veterinario Gustavo Ribera comentó que una noche a fines de junio regresaba de un establecimiento ubicado entre San Antonio Oeste y Viedma y, cuando bajó a cerrar una tranquera, divisó una fuerte luz roja sobre el cielo. “Después pasó a verde hasta llegar a un blanco muy intenso. Cuando llegué al vehículo le comenté a mis compañeros de viaje y ellos coincidieron con lo que había visto”, explicó. Relató que se quedaron unos minutos más observando el cielo y la luz volvió a aparecer, permaneció unos diez minutos moviéndose en varios sentidos y luego se perdió en el horizonte.

7) Y para terminar con la oleada argentina, uno sumamente curioso. El domingo 23 de junio se conoció el testimonio de Hugo De Luca, quien era el guía de un grupo de pescadores porteños hacia la laguna Chasicó. En plena noche, mientras los pasajeros dormían, De Luca se encontraba cebando mate al conductor del colectivo en que viajaban, Alberto Montserrat, cuando de repente ambos se sorprendieron al observar a una figura extraña que cruzaba la ruta a unos 20 metros de ellos. “Nos llamó la atención porque era muy parecido a un mono, pero lógicamente que sabíamos que no podía haber un mono en esta zona», dijo un aún sorprendido De Luca. Describió al ‘mono’ como “de la altura de un chico, de 1.20 ó 1.30 metros de altura, lleno de pelos. Caminaba parado, en dos patas, como una persona, lo que nos llamó mucho la atención”. De Luca descartó que pudiese ser otro tipo de animal, ya que según confesó “no conozco ningún animal que camine como un ser humano, es imposible que haya sido un animal de la zona”. Confesó que jamás había oído hablar de las extrañas muertes de animales vacunos en la zona ni siquiera de algo parecido en otra región del mundo, ignorando por completo la leyenda del ‘chupacabras’. Según aseguró, su compañero observó lo mismo y “nos quedamos helados, no lo podíamos creer”.

Rancagua, Chile, abril 2006

Rancagua, Chile, abril 2006

Antecedentes sorprendentes

En total, se presentaron 55 casos del 3 de junio al 4 de agosto, es decir en 62 días, una verdadera oleada OVNI. También aparecieron 19 reses dentro de un tanque de agua, 9 de ellas muertas, y que debieron atravesar una cerca eléctrica, un alambrado de 1.5 metros de alto y las paredes mismas del tanque, también aparecieron los cuerpos de otras dispuestos en forma de triángulo isósceles. Los cortes muchas veces eran perfectos y hechos con el uso de instrumental afilado y con gran precisión. Inquietante es la desaparición de grandes volúmenes de agua de los llamados tanques australianos, usados en el campo, pero que no ocurre a menudo ni de modo simultáneo con las mutilaciones. Pero el fenómeno también se ha dado en otros países y desde mucho tiempo atrás, Fabio Picasso relata que en Alaska en 1977 cientos de caribúes fueron hallados con mutilaciones similares, como desinflados, sin sus esqueletos y con los miembros apiñados según su tipo, así como osos sin garras ni ojos, todo limpiamente y sin rastro de sangre y, lo más impresionante, entre dos pilas de cuerpos, una ballena orca de 15 pies, tómese en cuenta que esto ocurrió a cientos de millas del Golfo de Alaska, los testigos entraron en pánico, pero al avisar a las autoridades fueron recibidos con burlas. (2, pag 38) Charles Fort reporta eventos similares en Inglaterra entre 1904 y 1905. El Washington Post, solo 2 meses después del derribo de las torres gemelas señala las circunstancias en que el campesino brasileño José Antonio Serra halló a su hijo de 13 años muerto, estaba de rodillas con los genitales y parte del torso removidos quirúrgicamente, y por una incisión en la yugular se había drenado toda su sangre. Era la vigésima víctima desde 1991 (2, pag 40) También en EEUU se han reportado decenas de casos con humanos como víctimas, el primero en 1973, cuando dos cazadores hallaron un cadáver llevando solo pantaloncillos, mutilado en una región remota, le faltaban varios órganos, labios, ojos y genitales, su campamento se halló a muchas millas de distancia, siendo, siendo según los rescatistas, imposible que se hubiera desplazado descalzo.

San Martín, Buenos Aires

San Martín, Buenos Aires

Conclusiones de Fernández

S hipótesis apunta a una inteligencia detrás de los ataques, lo que explica la perfección de los cortes, que el animal muriese prácticamente antes de tocar el suelo y sin luchar, la extirpación de órganos selectivamente, los cortes geométricos, la orientación según puntos cardinales de los cuerpos, y otros signos. Pero no atribuye el hecho a extraterrestres. La primer hipótesis que plantea se las trae, ciertos grupos con un Know-how extenso, quizás norteamericano, sabrían de la oleada OVNI por venir, y deseosos de enmascararla, produjeron las mutilaciones a modo de distracción. En algunos casos se usaron narcóticos sobre el ganado (oxindol), en otros participaron animales depredadores, y en otros puede que hasta los OVNIS, de hecho, esta vinculación con el fenómeno OVNI se habría reforzado falseando indicios, por ejemplo, orientando geográficamente los cuerpos como ya se ha dicho, es decir, el fenómeno fue un trabajo de desinformación, llevado a cabo vinculando ambos grupos de hechos (OVNIS y mutilaciones), así, al explicar de forma natural las mutilaciones, se desmorona en el ideario colectivo la idea, el recuerdo de los OVNIS. Recordemos que la explicación oficial apunta a varios animales depredadores.

Santa Fe, Chile, mayo 2000

Santa Fe, Chile, mayo 2000

Otra hipótesis

Gustavo Fernández conoce luego otra información y elabora una nueva tesis en verdad sorprendente, veámosla. En 1986 las empresas farmacéuticas Transgene de Francia y Winstar de EEUU firman un convenio con el estatal Centro Panamericano de Zoonosis, con sede en la ciudad de Azul, Argentina, para desarrollar una vacuna polivalente contra la rabia y la viruela. Todos en la zona recuerdan gran presencia militar norteamericana por esa época. Se inoculan entonces los virus a un grupo de ganado y a otro no, el grupo testigo, de modo irresponsable se ordena a trabajadores ordeñar los animales enfermos, para estudiar el mecanismo de contagio. Esta leche se daba a otro grupo de empleados, que no sabía del experimento, y el resto se comercializaba en la población. Un investigador argentino, Mauricio Seigelchifer es becado por el Instituto Winstar en EEUU, allí se da cuenta del experimento hace una denuncia y viene el escándalo. Todo se cancela y se desmantela, se inicia una investigación donde hay errores como que los sueros peligrosos se descongelan y se confunden sus rótulos, luego algunos investigadores del caso ocupan puestos importantes en entidades vinculadas con el experimento de Azul, y en 1990 toda la investigación desaparece de la caja fuerte del Ministerio de Salud. Ahora, lo preocupante es que, en 1993, 100 personas de la localidad de Azul, se contagian de una enfermedad vírica desconocida, que causa “inflamación de los ganglios, colon, genitales,enrojecimiento de la boca, y unas pequeñas manchas en el abdomen” (2, pag 71). Este mal es muy contagiosa, al punto que los médicos que visitan la zona se contagian en 12 horas, pero no resulta agresiva. Por supuesto se plantea investigar su relación con el caso del ganado, pero hay clara resistencia, luego en apariencia el mal desaparece y no se sabe más del tema. No obstante en 2002 empieza la ola de mutilaciones, y dónde lo hace, justamente, en las cercanías de la ciudad de Azul. Se pregunta Fernández, fue mera casualidad, o una labor de control de los restos de aquella enfermedad vírica. Recuerden que los órganos mutilados son los mismos que la enfermedad afectaba en las personas: genitales, boca, colon, y los ojos (en los cuales se alberga el virus de la viruela). Las mutilaciones empezaron en Azul pero pueden haberse ampliado a una gran área para despistar y que así no se vinculara el tema con el escándalo de 1986. Debe recordarse que se ha acusado a Winstar de crear el virus HIV humano. En 1957 realizaron pruebas de vacunas contra la polio en lo que entonces era el Congo belga, se usaron antígenos desarrollados según ellos en macacos inoculados, y aunque el virus de inmunodeficiencia está en los chimpancés, no hay certeza de que el ADN de esa enfermedad no haya pasado a las vacunas, adaptándose a los humanos. Winstar produce también el anticonvulsivo Gardenal, que evita los espasmos de la epilepsia, y hace recordar la falta de pataleo agónico en los animales mutilados. Fernández solo presenta esta cadena de hechos, cada uno que saque sus propias conclusiones. Estas hipótesis por supuesto son válidas solo para la oleada argentina de 2002-2003, sin embargo el fenómeno ha existido desde hace siglos en muchos lugares del mundo.

Doñihue, Chile, marzo 2003

Doñihue, Chile, marzo 2003

Ideas de Liliana Flotta

Pasando a otra investigadora, Liliana Flotta presenta una idea radical y para la mayoría quizás excesiva. Partiendo de los hallazgos y conclusiones ya mencionados por el CEFORA sobre el tema de las mutilaciones, ella establece una vinculación de este fenómeno animal con los visitantes de dormitorio, esto se funda en la hipótesis de que las víctimas humanas sufren durante sus ataques una alteración del ADN mitocondrial, heredado por línea materna, y que se encarga de la respiración celular, de diferenciar las células del organismo según distintas funciones, y determinar el procesamiento de nutrientes específicos en el metabolismo. Esta mutación variaría todos estos parámetros en los sujetos para hacerlos aptos en procesos de hibridación con extraterrestres, después de la alteración sufrida en una primera visita, dejarían pasar el tiempo y recibirían entonces otra para extraer la sangre ya con los resultados de la mutación. (3) La tesis se refuerza, dice Flotta, por el hecho de que mujeres han quedado embarazadas en algunas visitas de dormitorio, esfumándose sin rastro el embarazo (fruto seguramente de una hibridación) a los tres meses. El fenómeno de mutación se produciría a lo largo de toda la vida en familias enteras. La mutación se transmite de madre a hija y se continuaría durante las generaciones que fuese necesarias.

Según Flotta ocurre igual con el ganado, las mutilaciones ocurren en los ejemplares en los que el proceso está acabado y la mutación deseada ya está conseguida. La extracción de sangre, como se ha dicho ya, apuntaría a lograr anticuerpos que inmunizaran contra gérmenes y toxinas terrestres. Las partes removidas en este ganado además, son las que se enferman cuando se registra una mutación en el ADN mitocondrial. Dice Flota “Si tomamos en cuenta estas extracciones, habiéndose adaptado a los animales para que sus tejidos anulen los problemas orgánicos producidos por las mutaciones en los humanos, los híbridos resultantes tendrían gracias a ellos, la posibilidad de desarrollo que las entidades requieran; que además, serían distintas a las humanas y también a las alienígenas.” (3) Una hipótesis truculenta, sin duda.

Doñihue, Chile, marzo 2003

Doñihue, Chile, marzo 2003

Casos de Chile

La razón es que allí se ha hecho el mayor trabajo de investigación y teorización sobre las mutilaciones y allí se dio la epidemia más virulenta de ellas, en un lapso cortísimo de tiempo, durante el año 2002. Ahora, los casos de Chile están bien documentados gracias a investigadores como Liliana Núñez y Fabio Picaso, según sus datos entre 1997 y 2007 hay cerca de 400 informes de mutilaciones inexplicadas. Veamos algunos antecedentes, que se remontan a los 70s. Refiere Jorge Eduardo Anfruns Dumont: “Nunca podré olvidar ese testimonio brindado por un ex militar que servía en la Primera Región del país. El preciso lugar en que fue destinado en esa ocasión fue Caquena. Este sujeto informó, que en los años 70, durante un patrullaje fronterizo, encontró tendidas en las llanuras altiplánicas, tres ejemplares de llamas con sus cabezas totalmente rapadas y con sus ojos extirpados. No se apreciaban vestigios de sangre alrededor del sitio ni huellas de vehículos. Aparentemente el depredador habría llegado por los aires” (4). Este es de los primeros casos.

Posteriormente, en la revista Revelación del 6 de mayo de 1996 Osvaldo Muray escribe:

“Hace algunos años, exactamente en 1990, un grupo de parceleros acudió a la redacción del diario para dar a conocer numerosos problemas que les afectaban. Los reclamantes eran de la comuna de Colina, sector de Chicura, es decir al lado opuesto de los cerros que aprisionan la cintura nororiente de Santiago. Su principal reclamo se refería a la desaparición y muerte de numerosos caballares. Según los hombres de campo -en varias ocasiones- desaparecieron animales vacunos y caballos, de lo cual -obviamente- culpaban a los cuatreros que existen en la zona. Sin embargo, en una ocasión, una patrulla de carabineros siguió la huella de una manada de diez animales hallándolos muertos, en zonas muy altas de los cerros, cerca de Conchalí. Nadie se explica cómo llegaron los caballos a las cumbres ni tampoco como fueron sacrificados. A todos los degollaron. Se afirmó que los cuatreros al verse perseguidos optaron por dar muerte a los animales y huir. Lamentablemente las pesquisas no tuvieron resultados positivos. Un segundo caso, más enigmático aún, ocurrió a mediados de 1995, en los cerros de Peñalolén. Allí fueron encontrados tres caballos degollados, y quienes les dieron muerte les sacaron algunos trozos del lomo y de sus patas. Este es un hecho inusual porque tales piezas carecen de valor comercial. Cuando los carabineros se constituyeron en el lugar, de inmediato llamaron a todos los agricultores de la zona que habían denunciado la desaparición de los animales. Nadie los reconoció. ¿De dónde llegaron, quién los mató?” (4)

Casos mediáticos

Nótese que en en lo que respecta a Chile hay diferencias significativas con la fenomenología argentina. Sigamos viendo los antecedentes. En 1993 se hallan 13 cerdos de pocos meses sin el corazón u otras vísceras, o bien desmembrados. Y en 1995 ocurre un caso que impacta fuertemente a la sociedad chilena, el pudú es un ciervo enano en peligro de extinción, una criatura muy apreciada en el país. En el zoológico de Quilpué había una población, y en marzo de 1995 aparecieron muertos 14 ejemplares, el hecho primero se atribuyó a perros, porque habían atacado a un grupo de conejos días antes, pero no se hallaron desgarros sino una herida cortopunzante que los atravesaba de lado a lado a la altura de la oreja, sin presencia de sangre. El escándalo se produjo porque los animales estaban en el zoológico para ser protegidos, incluso se culpó a la institución de maltrato y de envenenarlos con vacunas ya vencidas. La autopsia reveló huellas de un depredador grande, mayor que cualquier perro, así como traumatismos varios y hasta una varilla atravesando un cráneo, a los cuerpos les habían drenado la sangre y estaban ordenados en fila. (4)

pudues muertos

pudues muertos

Popularmente se culpa al Puguchén o Piuchén, criatura fantástica descrita así “De los mitos de origen totemista que tienen su morada en la selva, se cuenta en primer lugar el Pihuichen. Es una serpiente alada que silba y vuela en la noche y en los días de grandes calores se adhiere a la corteza de los árboles y deja en ella un rastro de sangre. La persona que por desgracia llega a verlo, casualmente, se aniquila y muere. Se alimenta de sangre que bebe de los hombres y los animales cuando duermen, a los que enflaquece y destruye. Cuando llega a la edad de la vejez, se transforma en un pájaro del tamaño de un gallo, que causa los mismos estragos que en su forma primera. Multitud de historias circulan en los grupos indígenas acerca de las apariciones y daños de este mito”. (13) Piuchén se llama de igual modo al murciélago vampiro, que no mata sino que practica una pequeña herida donde lame la sangre.

Dos hechos sorprendentes

Para terminar, un par de casos realmente horribles y relacionados, y que de no estar bien documentados no los hubiera creído. En 1996 en Constitución, Erasmo Cordero encuentra gallinas que daban la apariencia de haber sido cocidas, después de 14 horas su temperatura era de 360, la piel se desprendía y el cuerpo se desarmaba al tocarlo, y tenían dos agujeros de tres centímetros.

Doñihue, Chile, marzo 2003

Doñihue, Chile, marzo 2003

gallina2

Ahora bien, el caso más horrible, recogido por Liliana Núñez, es similar pero le ocurrió a un ser humano en Sao Pablo Brazil, cincuenta años antes, es tan increíble y aterrador que lo transcribo tal cual:

“Era febrero de 1946, cuando los pobladores de Aracariguama se encontraban disfrutando de los carnavales, cuando un fenómeno luminoso hizo su aparición.

Joao Preste Filho, agricultor de 46 años, fue el infortunado protagonista. Aquel día, Joao decidió ir de pesca con un amigo, mientras su familia iba a los carnavales. Retornó a las 7.30 de la noche y se dirigió hacia una ventana que su mujer le había dejado abierta para que entrara. Cuando estaba a punto de cumplir su propósito, un silencioso “chorro de luz” le deslumbró. Lo único que atinó a hacer fue protegerse cabeza y ojos con las manos. Cayó al suelo, aunque sin perder el conocimiento, se levantó y huyó al pueblo pidiendo socorro. No apreció ningún efecto anormal en su persona, se podía mover con normalidad.

Una hora después Joao totalmente atemorizado se presentó en casa de su hermana a quién refirió todos los hechos. Ella avisó a sus vecinos y a todos repitió la historia. Su cuerpo no presentaba ningún indicio anormal ni quemaduras, lo mismo que su ropa. Instantes más tarde, todos los vecinos pudieron observar una escena espantosa. La carne de Joao comenzó a adquirir un aspecto como si la hubieran cocido durante horas en agua hirviendo.

Y empezó a desprenderse de los huesos, cayendo grandes jirones de carne y piel de la mandíbula, pecho, brazos, piernas y demás partes del cuerpo. Fragmentos de tejido quedaban colgando en los tendones, que los horrorizados testigos no se atrevieron a descolgar. Joao no experimentaba dolor alguno, y sin embargo se le podían ver al desnudo sus dientes y huesos.

La nariz y las orejas también cayeron, todo su cuerpo era una sangrienta mutilación. De su boca surgían sonidos inarticulados. Los parientes y vecinos, recogieron los restos y el casi descompuesto cuerpo, cargándolo para llevarlo al hospital. En el viaje Joao Prestes dejó de existir.

En el certificado de defunción los médicos designaron muerte por “quemaduras generalizadas”, fue el término más próximo que encontraron para identificar las terribles lesiones que presentaba el cuerpo”.

Conclusión

Ni Liliana Núñez ni Fabio Picasso pueden ofrecer una hipótesis, pero señalan que en Chile no ha sido posible vincular el fenómeno con apariciones de OVNIS, de hecho no hay un solo testimonio que avale la relación entre ambos temas, y esto, junto con la diferencia en el tipo de heridas presentadas, mucho menos uniformes en cuanto a tipo en el caso chileno, marca la gran diferencia con Argentina.

Como actualización de última hora, he escuchado un programa de Gustavo Fernández donde entrevista al que considera el mejor investigador de las mutilaciones en Argentina, Daniel Padilla. Entre sus investigaciones, destacan las de casos en que las mutilaciones se han hecho en animales que han continuado viviendo de modo prácticamente normal desde el ataque. En especial se comenta el caso de la vaca, morbosamente bautizada Marilyn, que tenía una extensa mutilación en la zona anal, un gran boquete con un charco de pus, que sin embargo no le impidió comportarse como un animal cualquiera, hasta que una sequía, con la consecuente carencia de alimento y debilitamiento, llevaron a su dueño a sacrificarla, como es costumbre en esos casos. Tanto Fernández como Padilla sustentan ahora la hipótesis de que los ataques son causados con fines de alimentación, por una entidad parapsicológica, de inteligencia mayor a la de un animal, pero inferior a la humana. Esta hipótesis, con todas sus lagunas, se ciñe a lo que sabe de los hechos, sin aventurar demasiadas explicaciones que hoy por hoy no están al alcance de ningún investigador.

Y con esto terminamos el tema, complicado, y del cual esperamos haber hecho un repaso relativamente completo, que permitirá al lector contar con las claves indispensables del mismo.

Referencias citadas

1

CEFORA. Mutilación de ganado. Powerpoint

2

Fernández, Gustavo. Mutilaciones de ganado en argentina 2002. El informe total. http://www.alfilodelarealidad.com.ar

3

http://www.ovnisalta.com.ar/mutilacion.htm

4

http://www.aforteanosla.com.ar/afla/articulos%20mias/mias_anteriores.htm

 

Creative Commons License
Mutilaciones de ganado en América del Sur by José Fabio Esquivel Jiménez is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

Anuncios