Casas encantadas

Por José Fabio Esquivel

Las casas infestadas existen en todo el mundo, doquier se habla de estos lugares donde ocurren fenómenos inexplicables, que algunos atribuyen a la sugestión o la fantasía, pero hoy veremos no solo testimonios, sino algunas investigaciones, que parecen darle un trasfondo objetivo a estos fenómenos.

Willington Mill

Willington Mill

Casa de Willington Mill

Para empezar de la mejor manera, hablaremos de los eventos ocurridos en la casa de Willington Mill. Es así que, durante los últimos dos meses de 1834, la niñera contratada por la familia de Joseph Proctor hizo lo que pudo para ignorar los extraños ruidos que escuchaba viniendo de la pieza deshabitada sobre el cuarto de los niños. Cada noche, cuando se quedaba sola para vigilar a las criaturas, escuchaba los sonidos, pasos fuertes y torpes, como de alguien que se paseara yendo y viniendo.

Por fin decidió que había tenido suficiente del extraño jaleo que perturbaba su sueño. Estaba convencida de que un fantasma ocupaba el cuarto escaleras arriba. En un estado de agitación nerviosa, pidió ser relevada de sus servicio en la casa de los Proctor.

Proctor no halló razones para retenerla consigo. Obviamente era una mujer imaginativa que se había asustado ella sola suponiendo que la visitaban fuerzas sobrenaturales. Sin embargo no pasó mucho tiempo antes de que él, su esposa y el resto de la servidumbre escucharan también el ruido de pasos fuertes en el cuarto escaleras arriba. Pero, aunque desconcertados, se convencieron de que habría causas naturales para ese fenómeno. A pesar de ello, no mencionaron nada de esta situación cuando contrataron una nueva niñera el 23 de febrero de 1835.

Durante su primera tarde en el cuarto de los niños, la chica bajó a la sala a preguntar quién estaba en el cuarto arriba de ella. Los Proctor evadieron la pregunta calificando los sonidos como los propios de una casa vieja. Al otro día, la señora Proctor oyó los pasos de un hombre con botas pesadas en el mencionado cuarto escaleras arriba. Después, ese mismo día mientras cenaban, la niñera bajó las escaleras y miró incrédula al señor Proctor. Dijo que alguien había estado caminando en aquél cuarto por cinco minutos, y había bajado para cerciorarse de que no era el dueño de la casa. “Pero si no es usted señor, ¿quién es?” se preguntó.

Proctor inspeccionó el cuarto esa noche. Los trucos podían descartarse. La puerta estaba asegurada con clavos desde hacía tiempo, la ventana había sido cegada con madera y yeso, y dentro de la habitación, en el piso había una fina película de polvo que probaba que ni siquiera un ratón había caminado por allí.

El 31 de enero, los Proctor oyen una docena de golpes fuertes junto a su cama cuando se iban a dormir. La siguiente noche, Joseph Proctor escucha golpes metálicos en la cuna del bebé. Hay una breve caminata en el cuarto superior, y luego pisadas, que nunca más se escuchan en aquella extraña habitación de arriba.

Pero lo que siguió en los próximos años, incluye una serie de notables manifestaciones visuales y auditivas que hacen palidecer lo ocurrido hasta entonces. Sorprendentemente la familia vive allí más de 11 años hasta que aquello va subiendo de tono y deben huir. Sus vecinos de al lado con el tiempo escuchan ruidos en el césped que divide su propiedad de la de Proctor, incluso llegan a ver, hasta por 10 minutos, la imagen luminosa de una mujer en una ventana de la casa. Tras un año con los fenómenos agravándose, la hermana de la señora los visita, y una noche poco antes de las doce, su lecho empieza a agitarse y oye como si un saco pesado cayera en el piso de arriba, también siente golpes contra el marco de su cama y pies arrastrándose alrededor suyo.

En otra ocasión una fuerza se manifestó bajo la cama del hijo mayor, haciendo que el colchón se levantase hasta que el niño gritó. Luego pasó lo mismo en la cama donde dormían juntas la señora Proctor y una nueva niñera, la dueña de casa dijo que era como si un hombre grande bajo la cama levantara el colchón con su espalda. Los hijos Joseph y Henry son despertados una noche por un agudo chillido que sale debajo de sus camas, mientras investiga, el padre oye un extraño gemido que viene de algún lugar de la habitación, una de las camas se empieza a mover y la voz dice algo que suena como “chuck, chuck”, luego se oye el sonido de un niño tomando biberón. La hija menor, Jane, es movida a otra habitación.

willington mill 2

El fenómeno se contagia a los pisos bajos, y en la cocina los muebles y utensilios por la mañana aparecen desordenados. El hermano del señor Proctor pasa allí una noche pero huye, mientras que su hermana y la cocinera, una vez en que compartían habitación, oyeron que se abría la puerta, y que una entidad entraba y corría las cortinas de la cama, revelando una sombra oscura colgando del marco de la cama. Mientras está acostada, la pequeña Jane llega a ver el rostro de anciana, hasta que se esconde bajo la cobija.

Un médico local llamado Drury acompañado de un joven químico, quiso pasar una noche para examinar el asunto. Pero a la 1 de la mañana se encontraron con una mujer vieja que les hizo gritar y pasaron el resto de la noche tomando café en la cocina.

Pero lo más espeluznante sin duda es lo que pasó con los niños. La escena es esta, Joseph, de ocho años, está sentado en un armario jugando a que da un discurso ante sus hermanos, cuando, a la vista de los niños, una criatura que recuerda a un mono, aparece y empieza a tirar de los cordones de Joseph. El padre acude ante los gritos del infante y lo encuentra a rastras intentando librarse de la entidad. Edmund, de 2 años, luego del episodio va buscando debajo de las mesas y hasta la hora de dormir, eso que llama el “gato gracioso”. En 1892, Edmund recordará en un artículo de la SPR, que ese fue el primer evento anormal en la casa que recuerda, de seguro porque nunca había visto un mono y recibió una gran impresión. Asegura que se buscó y descartó cualquier posibilidad de un animal de este tipo cerca de su vecindario. Dice recordar perfectamente al animal, y cómo se escondió bajo una cama no pudiendo ser hallado. Posteriormente y cuando tenía 10 años, se le presentó un doble suyo, incluso vestido de igual forma, que luego se desmaterializó.

Poco después de esto la familia, ya harta, se marcha de allí, pero su última noche sin duda sería la peor. Sonidos de golpes y cajas bajando por la escalera no les dejan dormir, pero sus pertenencias ya habían sido sacadas de la casa, el fenómeno al parecer repetía los sonidos de esa mudanza. Al marcharse no tuvieron problemas en su nuevo hogar, la casa de Willington Mill se dividió en dos apartamentos con solo eventuales fenómenos, hasta que en 1868 dos familias sufrieron tales ataques que una de ellas se marchó para no volver. La propiedad se dividió en locales comerciales y para 1890 no había ya manifestaciones.

Una investigación sobre casas encantadas

En 2003 aparece un estudio en el British Journal of Psychology, por investigadores de las Universidades de Edimburgo y de Hertfordshire. Consta de dos experimentos, el primero de los cuales se realizó con un grupo de personas en el palacio de Hampton Court, donde se dice que se aparece la 5a esposa de Enrique VIII, sobre todo en la llamada Galería Encantada y en las Salas Georgianas. El segundo experimento, que por razones de tiempo no revisaremos, aunque arrojó similares resultados, fue en las bóvedas del puente sur en Edimburgo, bóvedas en las cuales se albergaron comercios y un barrio bajo e insalubre que fue cerrado en el siglo XIX, y es visitado ahora por turistas, que reportan fenómenos anormales. La idea del estudio era comprobar si los sujetos del experimento reportaban experiencias en los mismos puntos donde tradicionalmente se describían los fenómenos. En el caso del Palacio, un grupo de 432 individuos se dividió, unos fueron llevados a la Galería Encantada y otros a las Salas Georgianas, como digo había ciertos puntos de estos dos salones donde se reportaban los fenómenos, pero los sujetos del experimento no sabían cuales eran esos puntos. Se calculó que la posibilidad debida al azar de que una experiencia fuera reportada en esos lugares específicos, era del 29% en la Galería Encantada y del 25% en los Salones Georgianos. Ahora bien los porcentajes de coincidencia que se lograron en el estudio fueron bastante más elevados: en la Galería se obtuvo un 38.83% de coincidencia contra el 29% atribuible al azar, y en los Salones un 46.24% contra el 25% atribuible al azar. Son números muy importantes porque en parapsicología experimental se trabaja con porcentajes muy bajos que a veces son a duras penas significativos. Los fenómenos mostrados en esos puntos fueron: cambios inusuales de temperatura, sensación de mareo, dolores de cabeza, indisposición, dificultad para respirar, algún tipo de “fuerza”, malos olores, sensación de presencia y profundos sentimientos emocionales. Se midieron los campos electromagnéticos y se halló que en las zonas problemáticas, las varianza de las mediciones era mucho mayor, lo cual confirma una relación entre los fenómenos y actividad de esos campos magnéticos.

las casas encantadas evocan fuertes emociones.

las casas encantadas evocan fuertes emociones.

La casa infestada de Frank Joseph

El autor Frank Joseph, relata que en la primavera del 2000 rentó con su esposa una casa en las orillas del Mississippi. Era un edificio pequeño cuya edad no podía determinarse, en parte porque a mediados de los 90s una pareja retirada de Arizona la había comprado y remodelado ampliamente. Sin embargo los fríos inviernos de aquella zona de Wisconsin hicieron que unos años después la pareja volviera a territorios más cálidos, de nuevo a Arizona, la casa fue vendida y puesta en alquiler. El testigo de este relato, Frank Joseph tenía 7 meses de casado cuando se mudó con su esposa.

Cuenta que en una ocasión ambos estaban fuera de la casa cuando llega una camioneta, y de ella salen un hombre alto y robusto de casi setenta años y una anciana menuda y risueña. El hombre no parece muy feliz de verlo allí y le pregunta qué hace, él le explica que ha rentado el lugar y el hombre le responde con una sonrisa forzada y le explica que son los antiguos dueños. La mujer, en cambio, está feliz de ver que las flores que había plantado hacía años aún florecían.

El hombre robusto lleva a Joseph por la propiedad mientras le explica orgulloso todos los arreglos que hizo a la misma, jactándose del trabajo y dinero invertidos, se nota que está arrepentido por haberse marchado. Le pregunta incluso cuanto paga de alquiler, y encuentra el monto muy pequeño y dice que va a informárselo al propietario. Finalmente aquel hombre molesto e impertinente se sube a su auto y se marcha.

Es hasta dos años después que tiene noticias de él, le dicen que ha muerto recientemente en Arizona. Frank Joseph se olvida del asunto, pero al mismo tiempo inician una serie de incidentes, él conoce del tema, ha escrito, por ejemplo un libro sobre el profeta Edgar Cayce, y sospecha una visita de tipo paranormal. De tanto en tanto y cuando menos lo esperan, tienen visiones fugaces de una sombra que se mueve rápidamente. Cada uno tuvo estas visiones por separado sin mencionarlo al otro, pensando que eran ilusiones ópticas, quien use anteojos sabrá que con frecuencia, al mover la cabeza el marco de los mismos da la ilusión de algo que se escabulle en la periferia de la visión. A mí me pasa con cierta frecuencia.

Sin embargo, luego empiezan a notar un olor, y hablan del tema, cada vez con más frecuencia sienten un agradable perfume, como colonia de hombre, y lo hacen al mismo tiempo aunque estén separados. El aroma dura unos minutos y ellos bromean con que es una forma muy agradable de vivir en una casa encantada. Y aunque la sensación de una presencia ajena acompaña siempre el olor, ninguno está asustado.

Después de más o menos un mes, sin embargo, la naturaleza de aquella presencia se empieza a deteriorar. Él estaba en el ordenador, a tres habitaciones de su esposa, cuando lo asalta un olor realmente horrendo, que él compara con el excremento animal más apestoso que pueda encontrarse. Luego, tan rápido como vino, se desvaneció. Laura, su esposa, algunas semanas después empieza a percibir el mismo olor, que va y viene como llevado por una brisa, y que no apesta más que el entorno inmediato en que ellos se encuentran. En una ocasión, Laura estaba cuidando las flores que crecían bajo las ventanas, cuando quedó envuelta en una bocanada con fuerte olor a humo de puro. Esto, para ellos, confirma que se trata del antiguo propietario de la casa, que fumaba esos tabacos, aparentemente le molestaba aun que ellos vivieran en esa casa que fue tan importante para él.

Amityville, una de las casas encantadas ma's famosas

Amityville, una de las casas encantadas ma’s famosas

La pareja probó varios métodos para “desencantar” la casa, esos primeros métodos, bastante amables, intentaban hacerle a esa presencia ver la luz y aceptar su pérdida, por ejemplo, embadurnaron todas las esquinas de la casa con savia y colocaron candelas para el difunto. Pero esto en vez de mejorar las cosas hizo que empeoraran.

Una noche mientras trataba de conciliar el sueño, Joseph sintió una presencia oscura y grande en su habitación, que parecía flotar sobre él, entonces, dice que recibió una especie de orden, “quiero saber tus pensamientos”. Él que no tenía entonces ningún temor, le dijo “puedes hacer lo que quieras, pero yo me voy a dormir”. Con lo cual el fenómeno acabó. Sin embargo, él y su esposa empezaron a sufrir terribles pesadillas, con escenas que no tenían nada que ver con sus vidas, continuaron probando sus remedios gentiles contra la infestación sin éxito. Empezaron a escuchar el sonido de golpes violentos, como si algo muy grande hubiera caído en algún lugar de la casa causando graves destrozos, y en una ocasión Joseph pensó que el calentador de agua había explotado, pero nunca se hallaron daños.

Después de hallarse casi un año en esa situación, una tarde, mientras estaban cenando, de modo abrupto fueron cubiertos por una nube pútrida de olor insoportable, tuvieron entonces que lanzarse al piso, y ya colmada su paciencia, empezaron a gritar al unísono y con toda su fuerza en dirección a la peste, insultándola, ordenándole largarse y diciéndole que ya estaba muerto y que los dejara en paz. Desde ese día, los fenómenos desaparecieron para siempre.

Investigación sobre los “puntos fríos”

En 1968 el Grupo Doncaster de Estudios Psíquicos investigó el tema en una casa embrujada de Askern, en South Yorkshire. Allí los visitantes reportaban clics metálicos y otros sonidos, figuras espectrales y también puntos fríos. El grupo colocó un conjunto de termómetros en el comedor y una habitación que fueron monitoreados por siete noches. A veces las sensaciones de frío eran meramente subjetivas, pero otras coincidían con descensos reales de hasta 10º F. en 2007 se investigó el tema en otra casa en Illinois y se halló que esta era más fría y húmeda que las residencias vecinas, pero las zonas con fenómenos del edificio no eran especialmente frías. En resumen los cambios de temperatura pueden ser parte de algunos fenómenos de casas embrujadas. Sin embargo, hay un fenómeno natural muy interesante, que causa puntos fríos, se trata del Efecto Peltier, descrito por el neurocientífico canadiense Michael Persinger en 1974. Se da cuando el suelo está compuesto de varias capas de roca con silicatos, que no solo pueden conducir la electricidad sino que son materiales termoeléctricos, es decir, cambian su temperatura con la electricidad. Cuando, por ejemplo, un pequeño sismo o una tormenta eléctrica causan un voltaje y un flujo de corriente entre estas rocas, las mismas se enfrían.

Un caso notable de lugar embrujado y con un posible Efecto Peltier se dio en el White Ranch, un hotel texano para cazadores de los años 50’s y que fue renovado. Los vaqueros que pasaban allí la noche oían ruidos que a veces los despertaban, como pisadas fuertes, golpes estruendosos y mazazos en la pared, sin que se hallara nada fuera de lugar. Además estos sonidos eran oídos por unos huéspedes y por otros no, aunque estuvieran lado a lado. Pero lo que nos interesa, es que se reportaban fuertes caídas nocturnas de temperatura en sus habitaciones. La investigación descubrió que estos fríos coincidían con variaciones de los campos magnéticos que se daban por las madrugadas. El hotel estaba cerca de una falla sísmica que pudo generar actividad eléctrica y magnética, causando el efecto Peltier.

A veces también, el efecto puede producir calor en vez de frío, cuando la corriente va en sentido inverso, esto quizás ocurrió en otro ejemplo de casa embrujada. Allí se daban apariciones, ruidos inusuales, olores desagradables o fragancias florales, además de puntos fríos en varias partes de la casa. La familia también reportó algunos fuegos que ardían espontáneamente causando daños en el techo. El investigador notó que la casa estaba situada en un triángulo formado por líneas de alta tensión, que pudieron generar fuertes campos electromagnéticos, y un efecto Peltier.

Rectori'a   Borley

Rectori’a Borley

Rectoría Borley, el edificio más embrujado de Inglaterra.

A la Rectoría de Borley, en Inglaterra, considerada por algunos como el edificio más embrujado del país. Borley es una pequeña población rural de Suffolk, y allí la rectoría se construyó en 1863, siendo incendiada en 1939, era un enorme edificio de dos pisos y 23 habitaciones. Desde el inicio circularon historias tradicionales de fantasmas y aparecidos, pero nada fuera de lo normal en Inglaterrra. Tras ser regida por dos diferentes predicadores, ambos de la familia Bull, en 1927 es recibida por la pareja sin hijos del reverendo Eric Smith y su esposa. Preocupados por la mala fama del lugar, hacen venir un investigadorde lo paranormal, Harry Pryce, para que certifique que no hay nada malo con el lugar, pero el tiro les sale por la culata. Los fenómenos se vuelven más intensos y alejados de las historias tradicionales. La señora Smith primero escucha unas pisadas que se arrastran lentamente por el piso de un salón que no está en uso. Una luz se observa en la ventana de una habitación que también está desocupada y donde no hay luz. Susurros y voces se escuchan en el aire donde no hay nadie presente. A este respecto hay que señalar que eventos como sonidos de pasos y luces en las ventanas hoy se interpretan como parte de los fenómenos Poltergeist, y se han registrado en grabadoras de sonido y en fotografías, de modo que la existencia de esas anomalía es ya ampliamente aceptada. En la rectoría se observan también apariciones, objetos que se mueven, y a veces son arrojados.

Harry Price y los Foister

Harry Price y los Foister

El reverendo Lionel Borley y su esposa Marianne, 21 años más joven, asumen la rectoría luego de los Smith. El tiene una enfermedad reumática progresiva que bien sabe le acabará volviendo inválido y matándolo, además les preocupa mucho su economía, pues habían vivido en Canadá donde perdieron su dinero. Ahora bien aquí viene la polémica, según Marianne, el Reverendo planeó ganar dinero con una publicación sobre los eventos de la rectoría, inventando muchos de ellos, y ese manuscrito fue el que cayó en manos de Harry Pryce que escribe un libro, gracias al cual la rectoría cobró fama mundial. Por otra parte, Marianne afirma que de tiempo en tiempo se daban hechos que sí carecían para ella de toda explicación, como el ruido de pisadas sin origen aparente, objetos que parecían moverse por sí mismos, y especialmente, una serie de escritos que de modo incomprensible aparecieron sobre una pared. Marianne señala que esos escritos aparecían solo cuando un tipo llamado Edwin Whitehouse estaba en las proximidades, y piensa que consciente o inconscientemente él era el causante. Edwin era un joven perturbado emocionalmente, obsesionado con discusiones religiosas, que no se decidía a ser católico o bien espiritualista, y que siempre estaba rezando o discutiendo. Al principio era escéptico sobre los fenómenos paranormales, pero Harry Price y el Reverendo le convencieron de que eran reales y luego en la rectoría, pudo observar algunos de estos hechos, que lo llenaron de confusión. Es muy probable que él hubiera sido centro de fenómenos Poltergeist, como este en el muro. Hoy los investigadores creen poco probable que hubiera una confabulación para falsificar estos hechos, y esto es porque este tipo de fenómenos han sido observados ampliamente. Iris dice “yo personalmente he visto elevarse una cuchara de la mesa de mi comedor y flotar varios pies por el recinto antes de depositarse suavemente en el piso”, y en un experimento muchas personas vieron elevarse un cenicero y caer al suelo, siendo grabado este sonido. Como mencionamos otro día, los Poltergeist son disparados a veces por la liberación repentina de emociones reprimidas, y esto ocurre más frecuentemente de lo que la gente piensa. Con respecto a la Rectoría los eventos en ella acabaron de golpe cuando se hizo una limpieza a través de una celebración religiosa, y también con la partida de Edwin que se vuelve monje benedictino. En resumen, que había una mezcla de intereses económicos en que se dieran estos fenómenos, junto con eventos en verdad inexplicables que hoy encuadraríamos en el fenómeno ampliamente documentado del Poltergeist.

Cuarto de dibujo  en Borley

Cuarto de dibujo en Borley

Referencias :
-Steiger, Brad. (2003). Real ghosts, restless spirits and haunted places. Visible Ink Press. Canton, Missouri, USA.

-Wiseman, R., Watt, C., Stevens P., Greening, E., and O’Keeffe, C. (2003). An investigation into alleged ‘hauntings.’ British Journal of Psychology. 94, 195–211.

-Borley Rectory. “The most haunted house in England” A Report by New Horizons Foundation of some Investigations made into this alleged Haunting. (1986). New Horizons Foundation.

-Williams, B., Ventola, A., Wilson, M. Temperature in Haunting Experiences: A Basic Primer for Paranormal Enthusiasts. PDF. http://www.publicparapsychology.org/

-Williams, B., Ventola, A., Wilson, M. Magnetic Fields and Haunting Phenomena: A Basic Primer for Paranormal Enthusiasts. PDF. http://www.publicparapsychology.org/

Anuncios