Tag Archive: invocación


Debido al gran interés que despierta el tema, he colocado en audio el artículo sobre el Sanatorio.

ESCUCHAR O DESCARGAR ARCHIVO DE AUDIO

Anuncios

Lugar embrujado: Quinta Angélica de Nicaragua

Por José Fabio Esquivel Jiménez

Antecedentes.
Perteneciente al género de los inmuebles abandonados, la Quinta Angélica fue producto del boom cafetalero del siglo XIX, y víctima de las Revolución Sandinista que hizo huir a sus propietarios quedando en el abandono, lo demás fue obra del tiempo, del imaginario popular y acaso, quién lo sabe, de eventos y fuerzas fuera de lo normal. Hallamos pocas fuentes sobre este lugar, pero muy sustanciosas.

image

Sigue leyendo

Los otros ritos
Por José Fabio Esquivel Jiménez

Vivían a las afueras del pueblo, internados en el bosque en su casa de troncos con chimenea de roca, por la cual trepaban las hiedras asomadas al alto boquete, como rindiendo tributo al calor que las mantenía vivas todo el año. También las paredes vestían un espeso manto de hojas de todos los colores y formas, y cada cual tenía una etiqueta mental donde se mencionaban sus propiedades y usos, su padre las había sembrado allí, por ser las más raras y valiosas y para que el calor, como a la hiedra, les mantuviese siempre vivas.
Sigue leyendo

Cuando Gilberto Zeledón accedió a un macabro reto nunca pensó que podría tener serias consecuencias…
Haga clic en el siguiente reproductor para escucharlo en vivo:

Descarga en baja calidad (8,5 Mb): https://db.tt/V6eVtDqB

image

Licencia de Creative Commons
MISTERIOVIVO 16112013 – testimonio Gilberto1.mp3 by José Fabio Esquivel Jiménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Costa Rica License.

Historia del Sanatorio Durán y su leyenda de aparecidos

Por José Fabio Esquivelimage

escuche este archivo en audio

 

te-gusta-el-misterio

 

Sanatorio Durán.
En el mundo del misterio están de moda los hospitales abandonados, sin embargo, no es eso lo que nos lleva a realizar esta entrega sobre el Sanatorio Durán, sino el hecho de que durante décadas ha sido el lugar más rodeado de leyendas y comentarios sobre aparecidos en Costa Rica, y cualquier búsqueda en este sentido nos lleva a él. El complejo de edificios se levanta en Tierra Blanca de Cartago, zona aislada y montañosa del Valle Central, las grandes dimensiones de la estructura, la pasada gloria y boato que aun se adivinan, así como el ambiente de carcoma y el clima brumoso y frío de la región, se conjugan para transmitir una sensación inquietante. Ya de por sí esto garantiza que la visita, luego de pagar cerca de tres dólares a su cuidador, constituirá una experiencia inusual. La historia determinó que el edificio cumpliera una serie de funciones relacionadas con el dolor y la pérdida: hospital para tuberculosos de primer nivel, uno de los mejores de Latinoamérica, hospicio de menores y prisión. En 1973, los daños que causó la histórica y desastrosa erupción del volcán Irazú, a cuyas faldas se erige, fueron el último clavo en el ataúd del ya obsoleto sanatorio, fue destinado a las actividades mencionadas y luego dejado en el olvido, luego grupos de supuestos satánicos acabaron sumiendo las instalaciones en el deterioro y plagándolas de graffitis grotescos, se fragua entonces la leyenda, que lo ubica como el lugar más energéticamente negativo del país.

Sigue leyendo

Relato corto por José Fabio Esquivel Jiménez

-Me parece que alucino, veo que las cosas se mueven, pura fantasía de seguro.

-Por favor, explíquese.

-Quiero decir que a veces veo un movimiento con el rabillo del ojo, en el extremo de mi visión, un objeto que se corre, algo pequeño que cruza, y al voltearme no hay nada. Hace mucho que no cambio mis lentes, son para la miopía y eso tal vez pueda explicarlo.

-Haremos pruebas, empezando por sus ojos. Dígame, ¿alguna vez ha estado bajo tratamiento siquiátrico?
Sigue leyendo

Relato corto por José Fabio Esquivel

La constelación de Escorpio te vio correr partiendo la lluvia negra y helada, Moisés de superficie, dejándote las uñas sangrantes en las piedras, rayándote la cara con los pinos perfumados y susurrantes. ¿Por qué nos abandonaste, en medio de la luna, de la noche, en el silencio de nuestras bocas cosidas? Quedamos con los dedos crispados e impotentes, quedamos bebiendo solo el agua de las goteras, que nos daba en las cabezas para mayor suplicio, bajaba sanguinolenta por la sien, por las comisuras profundas del hambre, y nos acariciaba precariamente los labios, Señor, vampiros de pronto debimos beber nuestra sangre, con ella nutrir las entrañas resecas, y allí adivinar leche o miel, pues contigo perdimos todo, el pasado olvidado y el futuro truncado, y la razón que ambas cosas contempla.
Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: