Los otros ritos
Por José Fabio Esquivel Jiménez

Vivían a las afueras del pueblo, internados en el bosque en su casa de troncos con chimenea de roca, por la cual trepaban las hiedras asomadas al alto boquete, como rindiendo tributo al calor que las mantenía vivas todo el año. También las paredes vestían un espeso manto de hojas de todos los colores y formas, y cada cual tenía una etiqueta mental donde se mencionaban sus propiedades y usos, su padre las había sembrado allí, por ser las más raras y valiosas y para que el calor, como a la hiedra, les mantuviese siempre vivas.
Sigue leyendo

Anuncios